Mi nombre es Andrés Morán Romero, originario de Cd. Tuxpan Jalisco,  nací el 8 de noviembre de 1980. Desde el año 1997 entré a la Preparatoria de la Santa Cruz en el Seminario Pontificio de la Santa Cruz en Oaxaca.  Terminé mis estudios y el 25 de mayo de 2008 me concedieron el Diaconado y el 2 de enero de 2009 el ministerio de Presbiterado; he colaborado en la formación del seminario en la etapa del curso introductorio durante 4 años (agosto 2008 a julio 2012) fui enviado a la parroquia de san Pedro Teutila donde acompañé como administrador de 1° de septiembre a 28 de octubre del mismo año; el 29  de octubre fui nombrado Párroco y desempeñé ahí el ministerio hasta el 10 de junio de 2017, el 17 de junio de 2017 fui nombrado Párroco de san Pedro Teozacoalco, en la Mixteca. Por el momento en esta parroquia desempeño mi ministerio, pero contaré cómo ha sucedido todo esto.

Nací en una familia religiosa, mis papás Juan Morán Barajas (+ 2000) y Felícitas Romero Morales, el menor de 12 hermanos, ya desde pequeño mis tías echaban chascarrillo de cuando yo sería padre, a la edad de 7-8 años no pensaba en esto, sin embargo, en la secundaria fue creciendo esta inquietud por conocer el seminario (Tepatitlán, Jal.) al no poder ser posible decidí trabajar y estuve en México 2 años, cada tercer mes viajábamos a Oaxaca y en los 25 años de ministerio del padre Gil Torres (1996) volvió esta inquietud cuando escuché el canto de Jeremías “Antes que te formaras dentro del vientre de tu madre, antes de que nacieras te conocía y te consagre…”fue algo que no puedo alcanzar a comprender en su totalidad. En el año 1997 tuve la oportunidad de participar en el preseminario, fui aceptado y cursé la preparatoria, con el ánimo de continuar fui conociendo la vida sacerdotal y me llamó mucho el trabajo que realizaban los padres, sobre todo cuando me invitaban a las comunidades, yo quería ser misionero, pensaba viajar por todo el mundo, pero un padre me dijo “y por qué no en Oaxaca, Oaxaca es tierra de misión”. En el 2006 respondiendo al llamado que creí era de Dios y en discernimiento con mi director espiritual hice mi solicitud como candidato a las Órdenes sagradas, fue algo difícil, no se me concedieron la primera vez, con un poco de desánimo pero con la esperanza en Dios 6 meses después fui aceptado y pronto recibí el ministerio de Lector y Acólito, la sorpresa fue en marzo de 2008 que me notificaron que el 25 de mayo sería la ordenación diaconal; terminé mis estudios y me pidieron colaborar en el Seminario como Formador del Curso Introductorio, en enero de 2009 fui  ordenado presbítero y desempeñé este servicio en el Seminario por 3 años y medio más, uno y medio como director espiritual y otros dos como responsable de la disciplina. En el 2012 fui enviado a la parroquia, atendí 26 comunidades con un promedio de 12 000 habitantes, no todos católicos, impulsamos el trabajo para que los agentes de pastoral respondieran desde su realidad a las necesidades de su comunidad, gracias Dios hubo buena respuesta. El año 2017 me pidieron colaborar en la Parroquia de Teozacoalco, nuevos retos, se está impulsando la formación de agentes de pastoral. Una población de 8 000 habitantes en la parroquia, 24 pueblos que acompañar, algunos de ellos algo distantes.

Algo que queda en el corazón es la sencillez y pobreza de muchas personas, su ansia de Dios y aunque las comunidades estén lejanas están dispuestas ir a ellas para anunciar el Evangelio, no importan las condiciones (lluvia, ir a pie, a caballo), lo que importa es llevar a Cristo. Así he vivido hasta ahora el ministerio en medio de mis comunidades.

Después de estos años en la parroquia uno se va adentrando en las comunidades, les toma aprecio, los aprendemos a querer y ellos a nosotros; esta decisión del Obispo me cayó de sorpresa, no lo esperaba ni lo buscaba, sin embargo, considero que responde a una de tantas necesidades de la Diócesis, la formación y la identidad del sacerdote para poder acompañar a quienes se están formando en nuestro seminario, considero que a mi regreso prestaré servicio en el seminario y ruego a Dios me dé la fortaleza y sabiduría para poderlo realizar.

Agradezco a todas las personas que me han apoyado en este caminar y ruego por todos aquellos que de manera sencilla y callada colaboran con mi formación.

ANDRÉS MORÁN ROMERO

Testimonios 2018

  • All
  • Aguascalientes
  • AntequeraOaxaca
  • Autlán
  • CiudadObregón
  • Cuautitlán
  • Durango
  • Ecatepec
  • Guadalajara
  • LaPaz
  • León
  • Mexicali
  • Monterrey
  • Nogales
  • NuevoCasasGrandes
  • NuevoLaredo
  • Querétaro
  • Tampico
  • Teotihuacán
  • Texcoco
  • Tlaxcala
  • Toluca
  • Tula
  • TuxtlaGutiérrez
  • Veracruz
  • Yucatán
  • Zamora
load more hold SHIFT key to load all load all