Historial de mi vocación: CARLOS GILBERTO TOLEDO RAMÍREZ

Diócesis: COATZACOALCOS, VER.

Fecha de Nacimiento: 5/03/1980

Actualmente estoy en: PARROQUIA

¿Cómo y cuándo descubrió en usted el llamado de Dios?

Llegaba a la Iglesia como cualquier joven, que acompañaba a su familia a las misas dominicales. En cierta ocasión fui invitado por un amigo a participar como monitor de la capilla, sin saber cómo se realizaba específicamente dicha función acepte. Es aquí donde empezó toda una aventura en la fe, sin saber lo que Dios me tendría preparado con el tiempo. Al poco tiempo deje el cargo de monitor y fui monaguillo, después el sacerdote me nombro encargado de monaguillos, a los pocos meses deje de ser el responsable y pase a ser sacristán mayor de la capilla y finalmente el párroco me encomendó administrar la capilla de manera general. Estando en cuarto semestre de bachillerato, llegó un grupo de seminaristas a la capilla y me llamo la atención a lo cual le solicite al sacerdote poder conocer el seminario y después de tres visitas me puse a reflexionar sobre el sacerdocio y meditándolo delante de la presencia de Dios le comente al padre que quería entrar al seminario. Como aún no terminaba el bachillerato, el padre encargado de la vocación me comento que no me desesperara, que terminara y con más calma ingresara al seminario mayor, y eso fue lo que hice.

1. ¿Le costó trabajo aceptarlo?

No. Sin embargo, siempre me preguntaba ¿Es esto lo que Dios quiere de mí? Pero me esforzaba a vivir día a día las experiencias que ofrece el seminario, y que me ayudaban a reafirmar mi opción vocacional.

2. ¿Cuánto tiempo tiene de haber sido ordenado sacerdote?

Seis

3. Su comunidad eclesial, ¿Cómo es?

La parroquia se llama Santiago Apóstol y apenas tengo dos meses de haber llegado. Cuenta con dos capillas, territorialmente no es muy grande, pero esta todo urbanizado.

La Parroquia anterior La Asunción de María es mucho más grande y cuenta con 15 capillas y también es área urbana.

  1. ¿De cuántas personas aproximadamente está constituida?

En la parroquia Santiago Apóstol aproximadamente 9 mil.

En la parroquia La asunción de María 25 mil.

  1. ¿Cuál es el nivel socioeconómico y sociocultural de su comunidad?

 La Parroquia Santiago Apóstol y La Asunción de María son de Media y Baja. Hay gente profesionista y muy bien preparada, pero también está la otra parte donde los jóvenes que ahora ya son adultos abandonaron en su momento sus estudios por falta de recursos.

  1. ¿Cómo podría definir la esencia de su desempeño pastoral. Además de administrar los sacramentos, en qué otras actividades está enfocado:

La disponibilidad en la entrega hacia al hermano en el ámbito espiritual y humano, para la salvación de todos. A lo que me llevo no solo a saber cuántas pastorales había, sino a estar en sus reuniones promoviendo el trabajo en comunión y participación. También, según la necesidad se creaban otras para la mayor atención pastoral. Me daba el tiempo para las atenciones a las personas que no formaban parte de algún grupo pero que siempre tenían el deseo de platicar con un sacerdote, aunque eso implicara sacrificar tiempos personales.

Atendía la pastoral juvenil, la pastoral catequética, se estaba formando la pastoral de enfermos, la pastoral litúrgica, los equipos de monaguillos y daba cursos a nivel general en la parroquia: Eclesiología, Encíclicas, Vaticano II, etc…

Atención a la tercera edad, a familias, a jóvenes, tiene escuela parroquial, ó dispensario médico, etc.? Por favor, la respuesta a ésta pregunta es de trascendental importancia, debido al cambio en la manera de pensar en nuestros donantes.

  1. Alguna anécdota de su vida como pastor que nos quiera compartir.

 Estuve tres años en una parroquia rural que tiene 50 capillas, y la experiencia fue inigualable e impactante. Porque la gente sencilla muestra una fe enriquecedora que a uno como pastor lo tambalea. Gente con fe, entregada, dispuesta, de oración, de tener un deseo grande por vivir su eucaristía. En ese lugar las distancias entre una capilla y otra son muy largas, de dos a tres horas y media. Lo que significaba que al día sólo podíamos visitar 4 capillas, uno salía muy temprano y regresaba muy noche a veces a las 10 u 11 de la noche. La gente ama al sacerdote y deseaba tenerlo cerca de su comunidad, a lo que me llevo a llegar siempre una hra antes de la misa, en media hra visitaba unas familias y después me ponía confesar y después la misa y después de la misa se hacía con todos lo que llegaban una convivencia. En esa parroquia hay comunidades pequeñas y comunidades grandes. Recuerdo que también con los jóvenes se vivían experiencias de encuentro con Dios, retiros, jornadas vocacionales, convivencias deportivas y siempre asistieron de 600 a 700 jóvenes. Hasta que llego el momento en que me enviaron al seminario como asesor del Curso Introductorio.

4. ¿Qué sintió o pensó, cuando su Obispo lo llamó para notificarle que lo habían seleccionado para estudiar un postgrado?

Primero, cuando me dijo que quería hablar con migo me puse a pensar ¿Y ahora que habrá pasado? O ¿Será que me de algún cargo? Sin embargo, después de haber dialogado un buen rato me dijo ¿Te preguntaras para que te llame verdad? Y me dijo: he meditado y reflexionado sobre tu persona y tu ministerio y por ello deseo que vayas a estudias a Roma. Me que sin palabras y hasta empecé a temblar porque nunca había pasado por mi mente dicha propuesta. A lo que yo le comente: Monseñor usted me ordeno y el día de mi ordenación le prometí obediencia y por obediencia le digo que sí, y también le digo sí por amor a la Iglesia.

5. ¿Qué expectativas tiene respecto de sus estudios en Roma?

Ayudar a seguir creciendo en el ámbito formativo a los sacerdotes desde la pastoral Presbiteral y también colaborar con los futuros sacerdotes en el seminario.

6. ¿Qué expectativas tiene para su regreso a nuestro país?

Estar dispuesto a colaborar con mis hermanos sacerdotes, para que en comunión con nuestros fieles demos una respuesta cada vez más comprometedora de nuestra fe. Aprendiendo a crecer en el conocimiento, en la oración y en el compromiso.

Muchas gracias por su atención y que Dios N.S. lo bendiga abundantemente y el Espíritu Santo lo ilumine.