Historial de mi vocación: César Carrillo León
Diócesis: Chihuahua
Fecha de Nacimiento: 19 de Septiembre de 1976
Actualmente estoy en: Seminario Arquidiocesano de Chihuahua
¿Cómo y cuándo descubrió en usted el llamado de Dios?
Cada vez que tengo la oportunidad de reflexionar sobre la experiencia del misterio de la vocación sacerdotal, descubro más detalles y de que este llamado, de verdad, el Señor, lo tenía reservado desde antes que yo naciera. Pero Dios es muy respetuoso del proceso de decubrimeinto de cada uno. En mi caso hay tres lementos que han sido indispensables.
El primero es mi familia, desde niño mis padres y mi abuela me inculcaron la fe católica, el asistir cada domingo a misa, rezar el rosario, la participación de una pastorela familiar cada año para celebrar la navidad, etc.
Segundo, la oportunidad que tuve de poder entrar en un grupo de jóvenes a través de una casa de reunión donde fui conociendo más profundamente al Señor y su Iglesia. En esa comunidad viví mi experiencia de evangelización fundamental y, gracias a ello, también pude ejercer una labor pastoral como servidor del altar, coordinar grupos de adolescentes, partucupación en misiones sectoriales de la parroquia, etc. La pastoral me fue enamorando de la Iglesia y del sacerdocio por el testimonio de mi párroco.
Tercero, la experiencia del perdón y la oración en una hora santa. Específicamente ese día en que me confesé y participé en una hora santa fue cuando sentí algo más fuerte que yo que me hacía pensar y anhelar el sacerdocio.
¿Le costó trabajo aceptarlo?
Una vez que me sentí cautivado y enamorado del la Iglesia, del Señor y de su proyecto de vida para mí, considero que no me costó aceptarlo, lo deseaba con todoas mis fuerzas. Yo diría que me costaba poder creer que el Señor se pudiera fijar en mí.
¿Cuánto tiempo tiene de haber sido ordenado sacerdote?
 En agosto 17, primero Dios, cumpliré 5 años de ser ordenado sacerdote de Cristo.
Su comunidad eclesial, ¿Cómo es?
 La comunidad en la que ahora sirvo es el Seminario Arquidiocesano de Chihuahua, una casa de formación que busca vivir la experiencia de Cristo con sus discípulos. Es algo extraordinario, lo mejor que he vivido.
¿De cuántas personas aproximadamente está constituida?
 En este momento son 85 seminaristas distribuidos en los 8 años de formación.
¿Cuál es el nivel socioeconómico y sociocultural de su comunidad?
El nivel socioeconómico de los seminaristas es muy variado porque viene de diferentes ambientes de toda la diócesis. En su mayoria nivel medio.
¿Cómo podría definir la esencia de su desempeño pastoral. Además de administrar los sacramentos, en qué otras actividades está enfocado: Atención a la tercera edad, a familias, a jóvenes, tiene escuela parroquial, ó dispensario médico, etc.? Por favor, la respuesta a ésta pregunta es de trascendental importancia, debido al cambio en la manera de pensar en nuestros donantes.
 A lo largo de los casi 5 años como sacerdote he tenido la oportunidad de prestar servicio en muchos ambientes, desde comunbidades rurales, sencillas y pobres en los que ha sido muy valioso poder acompañar en el diario vivir a las familias, especialmente a los jóvenes, quienes son más vulnerables por los ambientes de pobreza y de vicios. Con ellos se integraron procesos de evangelización integrales en los que se incluía a las familias, se les preparaba para desarrollar habilidades como la música para integrar coros y grupos de jóvenes y, también, se formaban equipos de futbol que participaban en los torneos municipales.
En otros momentos he tenido la dicha de servir, durante dos años, en el hospital del seguro social, en la pastoral de los enfermos, llevando la esperanza y consuelo del Evangelio en los hermanos enfremos y a sus familias. Además se tenían trebajos de visiteos en los asilos y actividades con los abuelos de la comunidad.
En todas las comunidades en las que he tenido el privilegio de servir al Señor en su Iglesia, he sentido el llamado primordial de atender, apoyarm cuidar y velar por las familias.
Considero que la esencia de esta labor durante estos años ha sido la caridad pastoral, es decir, servir con el amor de Crsito, Buen Pastor.
Alguna anécdota de su vida como pastor que nos quiera compartir.
De verdad que seguir a Cristo en el sacerdocio es una aventura extraordinaria. Muchas vidas y muchas anécdotas que contar. Por lo pronto, platico que cuando iba al CERESO a celebrar los con internos, yo estaba asignado para ir al sector de máxima seguridad. En una ocasión no llevabamos un Cristo para colocar en el altar durante la celebración dominical con ellos, por eso les pregunté si alguién tenía algún Cristo en su celda para que lo prestara durante la celebración. Pero ningún interno tenía un Cristo en su celda. Ya me estab resignando para iniciar con la celebración, cuando unos de los internos, alzo la voz y dijo, <<yo sólo tengo “éste” >> , seguido de lo cual se quitó la camisa y dejo ver un Cristo tatuado en todo lo largo de su pecho. Me sorprendió mucho y le respondí: “muy bien, entonces se para quietesito detrás del altar sin habalr nada” y para mi asombro, se estuvo durante toda la celebración haciendo de Cristo. Y veía en su rostro el orgullo y la alegría que sentía de poder estar ayudando en la celebración sosteniendo a Cristo en su pecho. Me di cuenta de que en la casa de Dios hay lugar para todos.
¿Qué sintió o pensó, cuando su Obispo lo llamó para notificarle que lo habían seleccionado para estudiar un postgrado?
Sentí mucho agradecimiento, como lo he sentido ante cualquier encomeinda que el Señor me ha confiado a través de mi Obispo. Después ya he sentido un poco de nervio y también melancolía por dejar unos años el seminario, la familia y a los amigos, pero tambuén mucha emoción. De verdad que el Señor no deja de sorprenderme. Sólo se que soy feliz en lo que Dios quiere de mí.
¿Qué expectativas tiene respecto de sus estudios en Roma?
 Estoy emocionado de tener esta oportunidad de poder estudiar y aprender más, no sólo conocimientos sino tambíen sobre la Iglesia universal. Siento que el Señor tiene algo muy especial preparado para crecer en este ministerio sacerdotal y amar de mejor manera a Dios y a su Iglesia.
¿Qué expectativas tiene para su regreso a nuestro país?
Tengo deseos de poder servir mejor en el Seminario, compartiendo lo que se me haya enseñado y servir de mejor manera en todo lo que el Señor me pida.
 Muchas gracias por su atención y que Dios N.S. lo bendiga abundantemente y el Espíritu Santo lo ilumine.