Calvillo, Aguascalientes a 22 de mayo de 2019

AUTOBIOGRAFÍA

Soy el Pbro. Guillermo González González incardinado en la Diócesis de Aguascalientes. Nací el 29 de marzo de 1989 en la ciudad de Aguascalientes, he desempeñado mi ministerio sacerdotal como Vicario en la Parroquia del Señor del Salitre en Calvillo, Ags.

Desde pequeño y a partir de mi experiencia familiar, profundamente devota, procuré siempre mantener cercanía con la iglesia, Después de estudiar el bachillerato y ante las diversas posibilidades de desarrollo personal me vi profundamente llamado a iniciar la formación sacerdotal con el fin de acercarme a Dios y servir a los fieles.

Ingresé al Seminario Diocesano de mi diócesis en el año 2007, cursé los estudios de filosofía y teología y luego fui ordenado presbítero el 5 de junio de 2016, por lo que tengo tres años ejerciendo el ministerio sacerdotal como vicario en la Parroquia del Señor del Salitre, Calvillo, Ags.

La comunidad eclesial a la que pertenezco, Calvillo, es un municipio del estado de Aguascalientes, tiene aproximadamente 20 000 habitantes, es una comunidad foránea con un considerable nivel de urbanización, se presentan diversos niveles socioeconómicos entre sus habitantes, aunque predomina la pobreza.

En la parroquia, además de la administración de los sacramentos, trabajo en la catequesis infantil y de adolescentes. Actualmente coordino 32 centros de catequesis infantil y 20 centros de atención para adolescentes. Hemos implementado proyectos de formación en la fe y acompañamiento, talleres de formación a catequistas y animadores de la pastoral. Se han organizado durante estos años diversos eventos de encuentro y manifestación pública de fe, llegando a más de 2000 niños y adolescentes.

Sin duda que la formación permanente a la que se me ha invitado puede ofrecer una atención más eficaz y eficiente en el trabajo pastoral, el acompañamiento y la formación de agentes. Además de los diversos servicios diocesanos en los que mi obispo decida involucrarme.

Se me ha pedido estudiar Historia de la Iglesia, para apoyar en la formación sacerdotal y en el trabajo pastoral. Ha sido para mi una sorpresa que el Sr. Obispo me pida este servicio, con gusto asumo este compromiso en bien de mi diócesis y sus fieles.

Me dispongo a iniciar esta misión con responsabilidad y libertad sabiendo que cuento con la gracia de Dios y el apoyo de muchos que se interesan en la formación sacerdotal para el bien de la Iglesia y de nuestra sociedad. Espero a mi regreso continuar con fidelidad mi ministerio y poner al servicio de la iglesia la formación que esta oportunidad me presenta.

Pbro. Guillermo González González