Ciudad de México, junio del 2020.
Historia vocacional.
Pbro. Roberto Rojo Botello.
Fundación Fraterna, IAP.‎
Presente

Comparto con ustedes algunos rasgos de mi camino en este mundo, de la mano de Dios. Nací el 4 de octubre de 1980, en el hospital Concepción Beistegui, de la Ciudad de México; mis padres son Eduardo Rojo Chávez e Irma Botello Landa, soy el último de tres hijos varones, fui bautizado el 20 de noviembre del mismo año en la Ciudad de México, y confirmado el 13 de junio de 1981 en la Parroquia de San Antonio de Padua en Buenavista de Cuéllar, Gro., donde también recibí por primera vez la Eucaristía a los siete años.  Realicé mis primeros estudios en la Institución Educativa Héroes de la Libertad, la educación media en el Instituto México, Secundaria y en el Centro Universitario México. Con la intención de estudiar Artes escénicas, decidí terminar primero una carrera. Tomé un curso de primeros Auxilios en el Escuadrón SOS, A.C.; y posteriormente ingresé por examen de selección a la Facultad de Medicina de la UNAM.

Mi vida de fe se desarrolló en el ambiente familiar, que gran parte se desenvolvió en Buenavista, en casa de mis abuelitos maternos, con quienes pasábamos la mayoría de los fines de semana y descansos, mientras que entre semana manteníamos contacto con los abuelitos paternos y continuaban los estudios en la Ciudad de México. En Buenavista pasaba las Vacaciones, fiestas, Semana Santa y Navidad; ahí aprendí a orar en familia, a rezar diariamente el Rosario, a ir a la Eucaristía juntos, a orar por vivos y difuntos, participar en la liturgia, visitar al Santísimo Sacramento y la devoción a los santos, en particular a San David Uribe Velasco, mártir de la Eucaristía; y me gustaba acercarme a la biblia, leerla y cada vez me surgían más dudas, por las que acudía al párroco de Buenavista. También tuve cercanía con la fe a partir de las religiosas del Convento de Clarisas de Santa Isabel y los estudios de bachillerato con los Hermanos Maristas, en donde teníamos presente la oración durante la jornada y llevábamos acompañamiento espiritual, identifiqué al sacerdocio como una posibilidad entre otras, sin embargo no lo consideré a profundidad. Durante los primeros años de la carrera, colaboré con el Pbro. Margarito Salgado, en la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, también en Buenavista, en el coro juvenil, en catequesis y en liturgia, así como en las celebraciones de Semana Santa en la Parroquia de San Antonio y acompañé a mi abuelito a la Adoración Nocturna, con lo que identifiqué en el interior una necesidad de responder más, porque Dios quería siempre “algo más”.

Experimenté una fuerte inquietud vocacional. Al principio era angustiante pensar que no podría seguir mis planes; vivía con el corazón inquieto hasta que después de mucho tiempo de recurrir a la oración, de pedir a Dios claridad en lo que vivía, entendí que cada vez que descubría una necesidad del prójimo y me cuestionaba, eso ya era un llamado, cuando lo interpreté así, comencé a considerar este tipo de vida con mayor paz y serenidad; llamado a colaborar en necesidades más profundas. El motor eran los necesitados,  principalmente de vida digna, esperanza, paz y sentido, necesitados de Dios. Cuando vislumbré seriamente la posibilidad de participar de esta tarea en el ministerio sacerdotal, todo fue cobrando sentido en mi corazón y en mi historia. En Guerrero hay mucha necesidad, sin embargo era conveniente que siguiera mi proceso en el Seminario Conciliar de México, donde ingresé en el 2003 y encontré una familia. Al terminar mi tercer año de estancia en el Seminario, salí a culminar mis estudios en la Facultad de Medicina. Realicé mi Servicio Social en Iguala de la Independencia, en el Hospital General del IMSS. Al terminar ingresé a laborar como Médico Dictaminador en Vitamédica, donde trabajé por año y medio. Durante ese periodo actualicé mi tira de materias en la Universidad Católica Lumen Gentium, para reingresar al Seminario en el 2012. He recibido la bendición de ser Médico y ejercerlo, además de participar de un fructuoso y largo proceso de formación sacerdotal, que incluye el apoyo en diversas comunidades parroquiales y en Pastoral Penitenciaria.

Dios tuvo misericordia de mí y el 24 de junio del 2017 me concedió ser ordenado Diácono, para servirlo en la Iglesia, en la Parroquia de San Miguel Topilejo, donde gocé de su ministerio. Previa autorización de mi párroco y del encargado del acompañamiento de los Diáconos Transitorios, inicié la maestría en Pastoral Urbana, actualmente en proceso de titulación. El 19 de mayo del 2018 fui ordenado Presbítero para la Arquidiócesis Primada de México, por la imposición de manos de Su Eminencia Reverendísima Carlos Cardenal Aguiar Retes, en la Insigne y Nacional Basílica de Guadalupe, para servir a Dios en su Pueblo santo, y fui enviado a ejercer el ministerio como Formador en Etapa de Configuración en el Seminario Conciliar de México, encomienda que ejerzo a la fecha. Es mi segundo año acompañando a los chicos, trabajando en equipo con el Párroco anfitrión, y construyendo pequeñas comunidades llenas de experiencias de fe y caridad cotidiana, el primer año fueron siete chicos, este curso fueron cinco, además de ello junto con el Párroco podía asistir a los fieles que buscaban platicar, acercarse a los sacramentos y participar en la planeación de las actividades pastorales. Además del acompañamiento como prioridad y colaborar en la Parroquia, he podido continuar mi colaboración en la Pastoral Penitenciaria, en esencia ha sido un ministerio lleno de experiencias de misericordia y de esperanza, principalmente en el Centro Femenil de Reinserción Social en Tepepan (actualmente, por planes pastorales, he dejado esa atención al Párroco que está en el territorio, mientras yo le suplo en la Parroquia, para que él de continuidad a este servicio y pueda impulsar esta experiencia en los seminaristas). En este tiempo de dificultad he podido participar en un webinario titulado “Crisis y Esperanza a la luz de la Palabra de Dios”; una oportunidad de acompañamiento en línea que ha iluminado a personas concretas, haciendo propicio este tiempo como una oportunidad de interiorización.

El estudio de las Sagradas Escrituras ha sido un regalo no pedido, no lo esperaba, pero que encaja con los deseos de mi corazón desde pequeño, y por ello me llenó de ilusión y de paz. El estudio de la Palabra de Dios es un aspecto indispensable en el acompañamiento académico y formativo de los futuros sacerdotes. Además de ello se puede acudir con mayor cariño y profundidad a la Escritura en las celebraciones litúrgicas y ayudar a la gente a acercarse cotidianamente a la Palabra de Dios, a iluminar su vida con ella y hacerla vida; tanto en el ámbito personalizado  como en las diversas comisiones Arquidiocesanas que implican acompañamiento, incluyendo el trabajo de investigación y la docencia; pero cualquiera de estas múltiples formas de servir será decisión del obispo de acuerdo a las necesidades del Pueblo de Dios.

Espero en Roma poder experimentar un enriquecimiento en la fe, contacto pluricultural con rostros concretos de la Iglesia y custodiar  el estudio como una encomienda sagrada día con día, para que a mi retorno pueda servir al Pueblo de Dios en la Arquidiócesis de México con mejores herramientas, asistiéndoles en el alimento de la Palabra de un modo más pleno.
Agradezco sus atenciones y les encomiendo en mis oraciones.

Pbro. Roberto Rojo Botello

Ciudad Juárez

Víctor Manuel Vega Ortega
Víctor Manuel Vega Ortega

Leer más

 

Ecatepec

Jonathan Arellano Verdejo
Jonathan Arellano Verdejo

Leer más

 

Ciudad de México

Jonathan Arellano Verdejo
Roberto Rojo Botello

Leer más

Querétaro

 

Jhonatan Eduardo Córdova Rodríguez
Jhonatan Eduardo Córdova Rodríguez

 Leer más

Querétaro

 

Miguel Angel Moreno Pacheco
Miguel Angel Moreno Pacheco

 Leer más

 

Guadalajara

Daniel Benavides Preciado
Daniel Benavides Preciado

Leer más

 
Enrique Hernández Galván
Enrique Hernández Galván

 Leer más

 
Jose Emmanuel Gonzalez Loza
José Emmanuel González Loza

 Leer más

 
Víctor Manuel Vega Ortega
Jose Francisco Muñoz Nuñez

 Leer más

Samuel agustin Soto Torres
Samuel Agustín Soto Torres

 Leer más

 

 

Tehuacán

Juan José Herrera Martinez
Juan José Herrera Martínez

Leer más

 

Tijuana

Jonathan Arturo Valadéz Castillo
Jonathan Arturo Valadéz Castillo

Leer más

 

Tlaxcala

José Antonio Manilla Hernández
José Antonio Manilla Hernández

Leer más

Tlaxcala

 

Octavio Sánchez Rodríguez
Octavio Sánchez Rodríguez

 Leer más

Tula

 

José Alfredo Castro Ortíz
José Alfredo Castro Ortíz

 Leer más

 

Tuxtepec

Francisco Javier Salazar Sandoval
Francisco Javier Salazar Sandoval

Leer más

 

Yucatán

Alejandro de Jesús Álvarez Gallegos
Alejandro de Jesús Álvarez Gallegos

Leer más

 

Zamora

Juan Antonio Domínguez López
Juan Antonio Domínguez López

Leer más

 

Zamora


Pedro Rodríguez Madrigal

Leer más

-