Mi historia vocacional

Soy Pedro Rodríguez Madrigal, junto con mi hermano gemelo Pablo, somos los más pequeños de los seis hijos de Alberto Rodríguez Castel y Aurora Madrigal Fernández. Sacerdote de la Diócesis de Zamora, Michoacán, México.

Nací en Zamora, Michoacán, el 11de mayo de 1984. Mi familia es originaria de Tangancícuaro, un pueblo cercano a la ciudad de Zamora. Actualmente presto mi servicio sacerdotal en la parroquia de Los Santos Reyes, en la ciudad de Los Reyes de Salgado, Mich.

Mi familia siempre ha sido muy católica y practicante, desde mis padres, abuelos y hermanos. Desde mi niñez estuve siempre familiarizado con la vida eclesial y pastoral de mi parroquia, pero la inquietud vocacional la sentí hasta el año en que cursaba el segundo grado de preparatoria al hacer una experiencia de misiones de semana santa, invitado por los Misioneros Josefinos en San Luis Potosí. Esa experiencia de Dios clavó en mi la idea de servir en la Iglesia,  y poco después llego también la invitación, por medio de mi gemelo, para hacer un proceso vocacional en el Seminario Diocesano de Zamora.
Ingresé al Seminario Mayor de Zamora en agosto del 2003, donde realicé mis estudios de Filosofía y Teología. Considero que no fue difícil la decisión de entrar al Seminario pues me sabía acompañado por Dios y apoyado por mi familia. Fui ordenado sacerdote el 15 de diciembre de 2012, hace casi 9 años ya; de los cuales he tenido la bendición de servir como vicario parroquial en la parroquia de Nuestra Señora del Pópolo, en Cotija, Mich.; en la comunidad indígena de San Francisco de Asís Tarecuato, Mich., donde incluso pude aprender la lengua P´uré; en la parroquia e San Juan en Penjamillo, Mich.; en la comunidad indígena de San Francisco Cherán. Mich., y actualmente en la ciudad de Los Reyes.

En la parroquia vivimos tres sacerdotes que atendemos a los fieles. Es la parroquia más antigua de la ciudad donde además hay otras cuatro. Una ciudad de cerca de 70 mil habitantes. Es una comunidad tradicional, a pesar de ser grande, pero de mucha experiencia de fe y gente sumamente amable y cercana.  El servicio es muy activo, púes celebramos muchas misas y demás sacramentos,  acompañamos a los diferentes ministerios y grupos parroquiales. La ciudad es próspera económicamente pues la base de su economía es la agricultura y el comercio, esto genera un bienestar general en la población, no obstante también existe pobreza y rezago social.

Como en la mayoría de nuestras ciudades, tristemente, también en Los Reyes existen manifestaciones de violencia y destrucción del tejido social, que platean un problemática y retos para la sociedad en general y de manera muy especial para nuestra Iglesia.

En el desempeño de mi ministerio, además del servicio parroquial como vicario, he prestado mi servicio como profesor del Seminario Diocesano, impartiendo la clase de Liturgia en la facultad de Teología, y en la escuela diocesana de Pastoral de igual manera. Y sirviendo como ceremoniero. Esta experiencia, tanto de los formandos a la vida sacerdotal como de los files comprometidos, me suscita la inquietud y la necesidad de un nuevo planteamiento de la celebración de la Iglesia para que esta sea más plena, consciente y activa, como lo pedía el Concilio Vaticano segundo,  por lo que, con una verdadera expectativa alegre, que la oportunidad de formación permanente que me da mi Diócesis por medio de este proceso, pueda mejora los proyectos de pastoral y de enseñanza en las instituciones diocesanas, poder aportar desde la profundización y especialización, contenidos y métodos al proyecto y plan diocesano, desde el aspecto pedagógico, tanto en el Seminario Diocesano y las diferentes escuelas de formación, y más formalmente en la pastoral educativa de la Diócesis.

Mi hermano Pablo tuvo también la oportunidad de estudiar en Roma. Fue difícil pues por nuestra relación de gemelos no habíamos estado separados por tanto tiempo. Pero pude ver su crecimiento humano y sacerdotal fruto de la experiencia. Esto me anima. Cuando el Obispo me plateó la necesidad y el proyecto para ir a estudiar, me remonté a la experiencia de mi hermano y me sentí un tanto atemorizado pero a la vez contento. Mis expectativas son esperanzadoras, pese a la situación difícil por la cruza el mundo actual el pensar en que podamos prepararnos mejor para servir mejor me anima.
Agradezco de ante mano todo su apoyo y su interés y compromiso cristiano. Y quedo a sus órdenes, pidiendo siempre al buen Dios que nos llama para servirlo, que les proporcione siempre su bendición de manera que puedan  servirlo siempre con alegría.

Ciudad Juárez

Víctor Manuel Vega Ortega
Víctor Manuel Vega Ortega

Leer más

 

Ecatepec

Jonathan Arellano Verdejo
Jonathan Arellano Verdejo

Leer más

 

Ciudad de México

Jonathan Arellano Verdejo
Roberto Rojo Botello

Leer más

Querétaro

 

Jhonatan Eduardo Córdova Rodríguez
Jhonatan Eduardo Córdova Rodríguez

 Leer más

Querétaro

 

Miguel Angel Moreno Pacheco
Miguel Angel Moreno Pacheco

 Leer más

 

Guadalajara

Daniel Benavides Preciado
Daniel Benavides Preciado

Leer más

 
Enrique Hernández Galván
Enrique Hernández Galván

 Leer más

 
Jose Emmanuel Gonzalez Loza
José Emmanuel González Loza

 Leer más

 
Víctor Manuel Vega Ortega
Jose Francisco Muñoz Nuñez

 Leer más

Samuel agustin Soto Torres
Samuel Agustín Soto Torres

 Leer más

 

 

Tehuacán

Juan José Herrera Martinez
Juan José Herrera Martínez

Leer más

 

Tijuana

Jonathan Arturo Valadéz Castillo
Jonathan Arturo Valadéz Castillo

Leer más

 

Tlaxcala

José Antonio Manilla Hernández
José Antonio Manilla Hernández

Leer más

Tlaxcala

 

Octavio Sánchez Rodríguez
Octavio Sánchez Rodríguez

 Leer más

Tula

 

José Alfredo Castro Ortíz
José Alfredo Castro Ortíz

 Leer más

 

Tuxtepec

Francisco Javier Salazar Sandoval
Francisco Javier Salazar Sandoval

Leer más

 

Yucatán

Alejandro de Jesús Álvarez Gallegos
Alejandro de Jesús Álvarez Gallegos

Leer más

 

Zamora

Juan Antonio Domínguez López
Juan Antonio Domínguez López

Leer más

 

Zamora


Pedro Rodríguez Madrigal

Leer más

-